Como ya explicábamos en nuestra entrada anterior, Costa de Marfil se enfrenta a la crisis sanitaria en un contexto político difícil. Por ello, y para conocer mejor la situación, hemos hablado con el personal sanitario de Costa de Marfil del departamento provincial de salud en el Distrito Sanitario de Grand Bassam, en la Región Sanitaria de Sud Comoé, ubicada a 43 km de la metrópoli abiyanesa, en el eje Abiyán-Accra.

Debido a su proximidad de Abiyán, la ciudad más poblada del país, Grand Bassam —que fue primera capital de Costa de Marfil (de 1893 hasta 1900)— se ha convertido en una ciudad dormitorio. Por eso, los problemas sufridos por el coronavirus han repercutido muy directamente en este distrito.

La coordinación sanitaria contra el coronavirus

El personal sanitario de Costa de Marfil nos cuenta que desde el principio han seguido las medidas del Ministerio de Salud. En el Distrito Sanitario de Grand Bassam han “creado 4 zonas (Bonoua, Bongo y 2 en Grand Bassam) con 4 Equipos de Intervención Rápida (EIR) encargados de la investigación, de la toma de muestras, del aislamiento y de la atención de los casos sospechosos y confirmados de covid-19.” Esta coordinación se ha visto afectada porque “todos los equipos no son funcionales por culpa de la escasez de recursos disponibles (hay equipos que solo disponen de 1 único vehículo). Solo los 2 equipos del Grand Bassam, compuesto cada uno de un epidemiólogo, un médico y un biólogo, son funcionales y aseguran la toma de muestras.”

La falta de EPIs es uno de los mayores problemas a los que profesionales sanitarios se enfrentan cada día en Costa de Marfil. Según el personal marfileño “necesitamos reforzar los equipos de protección individual (EPI), así como las infraestructuras de acogida a los pacientes”. Porque su equipo está “disponible día y noche, y trabajamos más allá de los horarios habituales” para contener el virus.

Aprendizajes para ser más fuertes

Pero no todo es negativo. Para el personal “la gestión de la covid-19 es una experiencia nueva que nos ha permitido aprender mucho. Hemos podido constatar qué dificultades pueden presentarse cuando aparece una enfermedad nueva; nos hemos empapado en la realidad de la calle, con la comunidad y con el personal.”

Por nuestra parte, seguiremos reforzando sistemas de salud como el marfileño para atajar esta crisis y seguir luchando contra Enfermedades Tropicales Desatendidas.