La COVID-19 llegó más tarde a África, pero la tasa de contagio en varios países continúa creciendo. La proporción de casos en el continente ha pasado del 2,8% al 5% en el último mes. En Ghana, uno de los países donde intervenimos desde Anesvad para combatir enfermedades olvidadas, ha incrementado en 1000 casos nuevos en julio, llegando a un total de 35000.

Aun así, y para evitar que la economía se resienta más aún, el presidente del país, Nana Addo Dankwa Akufo-Addo, anunció el pasado domingo que Ghana entraba en su segunda fase de control de la pandemia, levantando varias restricciones. De este modo, se reanuda al completo el culto en las iglesias, la asistencia a lugares de entretenimiento, el transporte, y el fútbol, entre otros.

Responsabilidad y compromiso para salir de la crisis sanitaria

Las políticas del gobierno de Ghana son similares a las que están implementando la mayoría de los ejecutivos a nivel global. El civismo y el respeto a las medidas de higiene y protección individual son clave para salir de esta crisis. Nuestro colaborador, el doctor Benedict Quao, coordinador del Programa Nacional de Lepra para el GHS (Ghana Health Service), nos comparte su sabia reflexión. “Como sanitario, creo que hablo en nombre de la mayoría de nosotros si digo que seguimos comprometidos con lo que haga falta para contener esta pandemia, también para ofrecer la atención vital a quienes lo necesitan. Es necesario que pensemos en los demás, es necesario que nos aseguremos de que la humanidad seguirá adelante después de esta pandemia de la COVID-19.”

Nosotros seguimos combatiendo el coronavirus y otras enfermedades olvidadas a través de intervenciones de emergencia que trabajamos desde Anesvad en varios países de África Subsahariana.