En el contexto de la pandemia global, Ghana ha basado su estrategia para frenar el coronavirus en tres ejes: evitar que entren al país personas contagiadas; intentar que el virus no se extienda dentro del país; y hacer que cada individuo sea responsable de protegerse a sí mismo y de proteger a sus vecinos.

Para ello se han cerrado las fronteras, se han prohibido las reuniones sociales y de culto. Además, la mascarilla es obligatoria y se está reforzando la importancia de lavarse las manos con jabón y agua limpia.

La información, clave para parar el virus

Desde Anesvad, reforzamos las labores logísticas del Servicio de Salud de Ghana en diferentes frentes: 

  • Creando un protocolo para identificar rápidamente los casos positivos mediante un rastreo de todos los viajeros, incluyendo una cuarentena de 14 días a todos los que cambian de provincia.
  • Distribuyendo unidades para el lavado de manos y mascarillas gratuitas a las trabajadoras y transportistas de lugares concurridos como los mercados, que son un gran foco de potencial contagio.
  • Realizando pruebas al personal sanitario que se encuentra en primera línea.
  • Informando a la sociedad mediante emisoras locales de radio, folletos informativos, camionetas publicitarias, etc.

Con todo ello, el mayor reto es que la población sea consciente de qué es la enfermedad, cómo se contagia y cómo pueden prevenir infectarse. La educación y la sensibilización son clave para frenar los contagios, al igual que se siguen necesitando EPIs y equipo de protección individual para que todas las personas pueda protegerse. 

Mascarilla solidaria para frenar el virus

Mascarilla solidaria Anesvad