En una semana el número de pacientes contagiados de coronavirus en África se ha duplicado. Ante la falta de equipamiento adecuado, de personal e infraestructuras, los sanitarios de países como Ghana o Togo trabajan a destajo para evitar el desastre.

Elizabeth Quarshie trabaja en Anum Apapam, un centro de salud en Mamprobi, cerca de Accra, la capital de Ghana. Con casi 25 millones de habitantes y una economía en crecimiento, el país solo dispone de 200 respiradores en total. “Nos protegemos como podemos, teniendo en cuenta que nuestros recursos son muy limitados y que estamos centrados en otras enfermedades e infecciones” relata Quarshie.

Una situación similar a la que describe Koffi Fombo (en la foto), trabajador de Anesvad en Togo: “el precio de mascarillas, geles hidroalcohólicos y artículos de higiene ha aumentado, y en algunos casos se han agotado las existencias”. No en vano, este país de casi 8 millones de habitantes solo tiene un hospital de referencia para tratar casos de COVID-19 y 15 respiradores en total. La matrona togolesa Gloria Agblenyo añade que “hacen falta más personal para atender a los pacientes”.

Desde Menos Virus, Más Sanidad estamos destinando todos los fondos recaudados por la campaña para apoyar con material médico y de protección a gente como Elizabeth, Gloria y Koffi, y seguimos capacitando y sensibilizando a la población contra la pandemia. Si quieres sumar fuerzas y ayudar a evitar la propagación del coronavirus en África puedes hacerte con nuestra bandera o colaborar en nuestro reto. Porque, si la sanidad se para, se para todo.