Benín es uno de los cuatro países de intervención donde trabajamos desde Anesvad por garantizar el derecho a la salud. Con una población de 10 millones de habitantes, el gobierno beninés adoptó desde la confirmación del primer caso el 16 de marzo varias medidas de respuesta contra el coronavirus a través de un cordón sanitario. Este cordón estuvo vigente hasta el 11 de mayo en más de una decena de regiones:

Medidas de respuesta contra el coronavirus en Benín

  1. Cierre de fronteras terrestres y aéreas.
  2. Prohibición de entrada y salida de la zona de cordón sanitario.
  3. Obligación de los empleadores, en el lugar de trabajo, de disponer de instalaciones para lavarse las manos y de hacer cumplir una distancia mínima de un metro entre las personas.
  4. Prohibición de la circulación de autobuses y minibuses para el transporte público de personas.
  5. Prohibición de los mototaxis para transportar a más de una persona a la vez.
  6. Cierre de discotecas y otros lugares de entretenimiento.
  7. Obligación de mantener una distancia mínima de un metro entre los usuarios del bares y restaurantes;
  8. Prohibición de agrupar a más de 10 personas en cualquier lugar, excepto en las zonas comerciales, con la obligación de respetar una distancia mínima de un metro entre ellas.
  9. Limitación del número de pasajeros a bordo de taxis y embarcaciones a un máximo de tres
  10. Exigencia a los usuarios de espacios comerciales (tiendas, almacenes, supermercados, mercados ordinarios y otros) de mantener al menos un metro de distancia entre ellos

Además, desde  abril el uso de mascarillas es obligatorio en todas las actividades sociales y laborales de los benineses. Sólo en abril, para controlar la pandemia se recibieron 25 millones de mascarillas quirúrgicas, 1 millón de mascarillas de tipo FFP2, 2.000 kits de diagnóstico de sangre, 17.200 pruebas de detección rápida de Covid-19, 40 dispositivos de PCR de laboratorio, medicamentos, entre otros.