Enfermeras

Cuando miremos hacia atrás y, con suerte, la pandemia provocada por el coronavirus sea un mal recuerdo, ¿Qué sacaremos en claro de todo esto? ¿Cambiará la forma en la que percibimos nuestra salud y el sistema que vela por ella?

Probablemente pasará desapercibido el hecho de que el 2020 fue declarado por la OMS como el Año Internacional del Personal de Enfermería y Partería. Lejos de futuribles y volviendo al presente, las enfermeras y parteras son el eje vertebrador de los sistemas sanitarios en cualquier parte del mundo. Y este 2020 las ha arrollado al ponerlas en primera línea de batalla contra la COVID-19.

Datos para contextualizar la profesión de enfermería

Según la propia OMS, la enfermería es el grupo ocupacional más numeroso del sector de la salud. Representa aproximadamente el 59% de las profesiones sanitarias. Los 22 millones de enfermeras y los 2 millones de parteras del mundo constituyen más de la mitad de la fuerza de trabajo sanitaria mundial, y proporcionan una atención sanitaria vital en todas partes. Aun así, se calcula que, para cubrir las necesidades básicas de atención primaria en salud de aquí a 2030, se necesitarían 9 millones de enfermeras y parteras más en todo el mundo

Otro factor relevante es que sigue siendo una profesión feminizada. Aproximadamente el 90% del personal de enfermería son mujeres, pero muy pocos puestos directivos están ocupados por profesionales de la enfermería o por mujeres. La brecha de género y la barrera para acceder a puestos directivos sigue impidiendo que las enfermeras tengan mayor capacidad de agencia en los sistemas de salud.

Invertir en enfermería

Ahora más que nunca, es necesario aumentar, en la asignación a los presupuestos sanitarios, aquellas partidas destinadas a reforzar el personal de enfermería y partería. La escasez de personal que hemos vivido de cerca durante esta pandemia es una constante en países empobrecidos. Desde Anesvad, trabajamos para combatir enfermedades olvidadas y solo dotando a nuestros sistemas sanitarios de personal formado y material suficiente podremos prepararnos para futuras crisis.

Retomemos el testigo lanzado a principios de este año por la plataforma Nursing Now para que nos unamos a la campaña. Reconocer y reivindicar la profesión de las enfermeras y parteras y luchar para reforzar su imprescindible labor.